Criterios en medición de sustentabilidad

Si bien los nuevos proyectos de sustentabilidad, con todo el glamour que una organización puede brindar a sus programas corporativos continúan atrayendo la atención de los medios de comunicación, en un reciente informe de tendencias que se realizó en Norteamérica se reveló unos criterios nuevos para medir el rendimiento de la sustentabilidad en las empresas.

Los criterios son: alineación con la estrategia comercial, integración en las operaciones comerciales y logro de resultados medibles. Cada vez más se están viendo los programas de sustentabilidad y como en México se enfocan sustentabilidad ambiental desde una perspectiva comercial, en efecto si el programa no rinde ventajas económicas en el siguiente balance de la empresa se recortará, por lo que es vital que los directos o gerentes del área de ambiental o de sustentabilidad comiencen a visualizar la forma en que se podrá medir y relacionar a temas comerciales, de antemano, no es una tarea sencilla pero si se deja de hacer el tema de sustentabilidad ambiental carecerá de apoyo, fuerza, respaldo y será otra bonita campaña en los pizarrones de comunicación de las organizaciones.

«Creo que la ejecución alineada con la estrategia comercial se ha convertido en un enfoque real para diversas compañías», explicó un participante de la investigación. «Y resulta que, hacer menos cosas pero realmente desarrollar una agenda de acción compartida con el área comercial es una estrategia requerida para pasar al impacto real al interior y exterior de la organización».

Cómo hacer las cosas: un enfoque renovado en el impacto y la ejecución

Para los profesionales experimentados, la idea de que los programas exitosos deben tener un caso de negocios sólido puede no ser una sorpresa, pero según los participantes de la investigación, no todas las empresas han sido tan disciplinadas al examinar sus proyectos de sustentabilidad y muchas siguen pensando en la estrategia de reforestación.

 “Todavía hay compañías que no han enfocado de forma real y mucho menos comercial una estrategia de sustentabilidad y por lo tanto carecen de una agenda ambiental que les permita generar ahorros, si, generar ahorros y me refiero a dinero, porque la sustentabilidad ambiental dejo de ser “tomar dinero bueno y aventarlo a lo malo” hoy la sustentabilidad ambiental puede ser una excelente idea para vender, si vender más o crear un nicho nuevo. De esta forma se genera lo que desde un inicio de definió como sustentabilidad (crecimiento económico, desarrollo social y protección ambiental). Como resultado, producen estrategias que no son comerciales redituables, y si son económicamente demandantes.

Una forma en que las compañías están redefiniendo su enfoque de sustentabilidad es a través del uso de evaluaciones de materialidad, entendidas como herramientas de planeación estratégica que ayuda a las compañías a evaluar nuevas iniciativas en términos de la razón de ser de la compañía y su capacidad para lograr resultados económicos o de eficiencia.

Los objetivos de sustentabilidad son otra área de escrutinio en crecimiento, dijeron los participantes. Si tienen un horizonte demasiado largo o son demasiado audaces, comienzan a perder su relevancia para el negocio, deben ser palpables sus beneficios en corto plazo para comprometer a los empleados y a los directivos, de lo contrario se pueden escuchar en los pasillos argumentos como «Hemos tenido objetivos a largo plazo durante mucho tiempo”, “Está demasiado lejos en el futuro que ni siquiera es significativo”. Lo importante al momento de definir una estrategia de sustentabilidad ambiental es evitar caer en esto.

Entre las personas que respondieron a esta encuesta de tendencias en Norteamérica, las compañías buscan cada vez más los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) avalador por las Naciones Unidas, para ayudar a establecer objetivos que impulsen el impacto que buscan. La idea detrás de esto es que los proyectos que emprenden los profesionales de EHS (Seguridad, Higiene y Ambiente) contribuirán a los esfuerzos colectivos para abordar los desafíos sociales y ambientales que plantean riesgos para sus empresas.

 Conclusión

Durante los próximos años, a medida que la sustentabilidad continúe integrándose más profundamente en las operaciones, existirán más debates y habrá más conversaciones sobre cómo establecer métricas efectivas de EHS, para priorizar esfuerzos y medir el impacto que las compañías están haciendo en el mundo. “Un gran plan es solo un plan. Necesita la implementación y el seguimiento para asegurarse de que produzca beneficios para la empresa y su comunidad».

Si tienes alguna duda, sugerencia o quieres que se aborde un tema enfocado a la sustentabilidad empresarial, por favor escríbenos consultoria@oficinaverde.org.mx también nos puedes seguir en Facebook y Twitter como OficinaVerdeMX y en Linkedin como company/Oficina-Verde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *