El compromiso ético de las empresas hacia una responsabilidad social y ambiental

Las definiciones sobre responsabilidad social de la empresa (RSE) aún son objeto de un intenso debate. Las múltiples definiciones bajo las cuales puede hallarse el mismo concepto (responsabilidad socio ambiental corporativa, responsabilidad de la empresa en la sociedad y el entorno, etc.) dan cuenta de que ha sido escaso el consenso en cuanto a los elementos constitutivos de un concepto tan contemporáneo como amplio, antes esta urgente necesidad de entablar una relación respetuosa y cooperativa entre las organizaciones y el medio que las rodea se realizan estos escritos.

 

Para efectos de este documento, la RSE, debe entenderse como un compromiso básico de las organizaciones, con la preservación y desarrollo de su entorno social y ecológico, superando la creencia generalizada de que la RSE es solamente una labor filantrópica para mejorar la imagen corporativa y tomarse la foto para que salga en diversos medio de comunicación y así la empresa pueda decir a los 4 vientos que está haciendo algo más que solo ganar dinero.

 

Con base a lo anterior, a continuación se esbozaran algunos puntos esenciales para participar en el debate acerca de los elementos que constituyen la RSE.

 

Se cita Trujillo, un autor muy prolífico en este tema: “La responsabilidad social empresarial involucra varias áreas de gestión del ente económico. De acuerdo con la CEPAL (Comisión económica para América Latina y el Caribe), la empresa que aspire a ser socialmente responsable, deberá tener en cuenta las siguientes dimensiones: ética, valores y principios de los negocios; derechos humanos, trabajo y empleo; gobernabilidad corporativa; impacto sobre el medio ambiente; relación con proveedores; filantropía en inversión social; transparencia y rendición de cuentas.”

 

De esta forma se coloca una idea base para continuar con el debate, debe comentarse que no ha sido sencilla la discusión acerca de los elementos básicos de la responsabilidad social empresarial, por lo cual, esta definición es solo una base para continuar. Al concretar las dimensiones de la RSE, se realiza un paso importante al proponer explícitamente un catálogo de acciones para orientar a la organización que desee ser socialmente y ambientalmente responsable, por lo que se citan algunas ideas aportadas por la CEPAL:

 

  • Las acciones de responsabilidad social empresarial se desarrollan adicionalmente a las pautadas por la ley.
  • Se trata se decisiones voluntarias que se apoyan en convicciones y se nutren de compromisos que trascienden al negocio, aunque sin traicionarlo.
  • Obedecen a una línea de continuidad que no se agota en acciones puntuales ni en programas coyunturales.
  • Responden a una cobertura que implica la realidad interna y el contexto de la empresa.

 

Me gustaría conocer tu punto de vista, escríbeme mario@oficinaverde.org.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *