Lograr ahorros utilizando eficientemente los recursos naturales

Las empresas cada día se esfuerzan más por reducir su gasto en un entorno de aumento de los costos de recursos naturales, debido a una escasez de los mismos (agua, papel para impresión, cartón, madera, etc.) y además de un incremento en la facturación de energía, plásticos y derivados diversos del petróleo además de la recolección de residuos.

Frente a este escenario muchas organizaciones realizan iniciativas “tradicionales” de reducción de costos, pero a menudo no logran los resultados esperados desalentando a los empleados y produciendo impotencia en alta dirección debido a la falta de “compromiso de la organización”.

Las razones de esta problemática pueden incluir:

• Falta de estrategia, ya que las medidas de ahorro de costos son a corto plazo y no se encuentran como prioridad para alta dirección y son solo acciones aisladas por algunas áreas o grupo de personas

• Mínima dirección y respaldo por lo que los empleados se desaniman de que sus sugerencias y trabajo no esté siendo productivo, resultando en poca participación por parte de ellos y creando un círculo vicioso

• Falta de medición y de seguimiento, lo que hace complicado identificar si se logran ahorros reales, la base de todo programa es la medición y si desde el inicio no se cuenta con una base confiable de medición, cómo se va a detectar si el proyecto está disminuyendo el consumo de energía, agua o plásticos.

 

Para evitar estos errores tan comunes, el enfoque de reducción de costos debe incluir una metodología bien estructurada con una serie de pasos que involucrarán a todos los departamentos de la organización. Como puntos que deben mantenerse siempre se incluyen los siguientes:

• Comprensión real de los costos: recopilar los datos necesarios para entender lo que está sucediendo en el proceso (sea un proceso industrial, un proceso de facturación en una empresa de servicios o una proceso de entrega de mercancía en una empresa de comercialización) lo importante es saber con precisión qué está sucediendo y saber qué ingresa como materia prima, energía, agua, plásticos, tornillos, empaques, etc. y de esta forma saber si la transformación se está haciendo de forma más efectiva que de la forma anterior.

• Conocer los mercados de los proveedores y nuevas tecnologías, ya que estas últimas ofrecerán una opción que utilice menos agua en su funcionamiento, demande menos energía por unidad producida o digitalice en lugar de imprimir, todo esto repercutirá en menor uso de recursos naturales. Algunas ocasiones se percatará que en su propia organización es válido el dicho “más vale malo por conocido que bueno por conocer” y se tendrá mucha resistencia al cambio, aun cuando se conocen las ventajas del nuevo producto, proceso o servicio, es necesario una gran campaña para adopción de esta nueva forma de trabajar y la difusión de los ahorros en agua, energía, impresión y madera (árboles) es muy importante para que la gente sepa que su trabajo está beneficiando a alguien más allá que solo a los resultados financieros de la organización.

• Control en la ejecución: Los programas deben ser implementados en el tiempo destinado y en la forma planeada para lograr que los ahorros esperados se puedan lograr. Esto incluye un control de los indicadores (energía, agua, unidades producidas, materiales entregados, servicios listos) junto con un manejo exitoso del proyecto. En este punto es importante mencionar el apoyo de alta dirección es esencial porque existirán muchas áreas resistentes al cambio y si no se tiene un respaldo suficiente a la gente que está impulsando este proyecto de ahorros ambientales (esto es lo que se comunicará a la organización, por experiencia es mejor comunicar esto que decir ahorro económico, la gente se compromete más por un ambiente limpio para sus hijos que en resultados económicos para los accionistas).

Muchas veces se olvida que a través de un uso eficiente de los recursos se puede generar ahorros, es algo que poco a poco se tornará en una realidad en México, no para todas las organizaciones, sino solo para aquellas que en su visión de empresa reconozcan que los nuevos mercados solicitan nuevos productos “verdes” y que mejor que tener procesos “verdes” que ofrezcan ahorros y nuevos nichos de mercado.

Si tienes alguna duda, sugerencia o quieres que se aborde un tema para generar ahorros y cuidar el ambiente, por favor escríbenos consultoria@oficinaverde.org.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *