Estrategia reducción. Compras “Verdes”

Se podría pensar que un para iniciar un taller de 3R’s se hablaría de reciclaje, pero iniciaremos por la forma en que ingresan los materiales a la organización y es por el proceso de compras, así que como primer elemento se debe crear una política de compras verdes o compras con menor impacto ambiental.

 

Una compra con menor impacto ambiental significa “productos o servicios que tienen un efecto menor o reducido sobre la salud humana y el medio ambiente en comparación con productos o servicios competitivos que cumplen el mismo propósito”. Esta comparación se aplica a las materias primas, fabricación, embalaje, distribución, uso, reutilización, operación, mantenimiento y eliminación.

 

El concepto compra verde significa la integración de la componente medioambiental en la toma de decisiones de compra de bienes y contratación de servicios. Esto significa escoger los productos en función de su composición, contenido, el envoltorio, las posibilidades de que sean reciclados, el residuo que generan, la eficiencia energética o si están en posesión de alguna ecoetiqueta.

 

“Comprar verde” quiere decir comprar de manera inteligente. Comprar con el medio ambiente en mente; es decir, comprar productos que ayuden a conservar los recursos naturales, ahorren energía y eviten el desperdicio. Las compras verdes también significan el no comprar cosas superfluas. Al educarte sobre los productos que compras, puedes elegir proteger el medio ambiente.

 

Las compras verdes implican aprender acerca de todas las maneras en las que un producto puede afectar al medio ambiente durante su ciclo de vida; desde los materiales que se utilizaron para la fabricación, la manera de usarlo, hasta los que se hace con él cuando termina de ser usado. Sólo de este modo se pueden hacer elecciones responsables e inteligentes.

 

El objetivo que perseguimos con la realización y difusión de esta guía es fomentar la compra y contratación de productos y servicios más respetuosos con el medio ambiente en el ámbito organizacional

 

Partiendo de la idea base de que lo primero que debemos hacer es reducir el consumo, ya que el mejor residuo es el que no se produce, y de que debemos reutilizar y reciclar todos aquellos residuos susceptibles de hacerlo, este manual se centrará en ayudarnos a realizar una compra más sostenible en la medida de lo posible, ya que “una sucesión de pequeños actos tiene un gran resultado” (Charles Baudelaire).

 

Las compras verdes no son el único sistema para minimizar los problemas ambientales relacionados con el consumo excesivo, constituyen un paso importante en el camino hacia un mundo más sostenible. Utiliza los consejos y recursos contenidos en esta guía para llegar a ser un consumidor bien informado, responsable y comprometido con los problemas de índole socioambiental que acechan nuestro planeta. Absolutamente todo lo que se compra y consume tiene impactos negativos sobre el medio ambiente, pero algunas elecciones son mejores que otras.

 

Papelería

 

El papel es uno de los productos más utilizados por cualquier organización, por lo que es fundamental conocer la forma de optimizar su consumo. Para ello, lo primero es saber qué tipos de papel existen en el mercado y cuáles de ellos son los más respetuosos con el medio ambiente.  Existen varias definiciones para el papel según sus implicaciones ambientales, por lo que es preciso saber cuáles son y así evitar confusiones. Por ejemplo, un papel ecológico puede no ser reciclado si su proceso de producción es limpio pero utiliza pasta virgen como materia prima; y viceversa, puede ser reciclado y a la vez no ser ecológico si ocurre lo contrario. Esto quiere decir que el tipo de papel más respetuoso con el medio ambiente es aquel que además de reciclado es ecológico Además de decantarse por emplear un papel respetuoso con el medio ambiente en su etapa de producción y reciclar el papel consumido, hay que optar por estrategias que persigan una reducción en origen del papel empleado. Éste es el paso fundamental para conseguir un uso eficiente, responsable y sostenible del papel en las organizaciones.

 

Para incorporar criterios de sostenibilidad en la compra de productos de papelería por parte de las organizaciones, sería conveniente la centralización de la compra de estos productos en la sección de compras centrales. De este modo, sería posible medir el consumo de papel, lo cual facilitaría la evaluación de las medidas que se tomen para su reducción.

 

Es necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones en os que respecta al uso del papel:

  • Extender el uso de las nuevas tecnologías para evitar el uso excesivo de papel, proporcionando documentos en formato electrónico, sustituyendo el correo postal por correo electrónico, etc.
  • Solicitar a los proveedores que proporcionen sus productos en embalajes reutilizables.
  • Comprar lotes de tamaño adecuado para minimizar residuos.
  • Reutilizar el papel usado por una sola cara.
  • Utilizar tipos y tamaños de letra en los documentos que permitan la mayor entrada de texto, así como reducir los márgenes.
  • Fotocopiar e imprimir a doble cara.
  • Conocer bien el funcionamiento de impresoras y fotocopiadoras para saber con exactitud cómo aprovecharlas de la mejor manera para hacer su uso más rentable.
  • Anular la opción de pruebas en la impresora.
  • Reutilizar los sobres colocando etiquetas encima de las direcciones antiguas.
  • Ubicar en los diferentes campus contenedores específicos de papel y cartón y propiciar su uso.

 

Material de oficina

 

Este grupo de productos es muy heterogéneo; consiste en un conjunto de productos de bajo coste, pero que, normalmente se adquieren en grandes cantidades, como pueden ser bolígrafos, lapiceros, correctores, pegamentos, carpetas de plástico, etc.

 

Es precisamente debido a esta heterogeneidad y su pequeño coste por lo que tiende a ser un sector que no recibe mucha atención por parte de los equipos gestores; dejándolo a elección de los usuarios finales.

 

El factor determinante en la elección de estos productos suele ser el precio y, muchas veces, incluso la estética o el diseño de los mismos; sin considerar la composición, el lugar de producción y los costes asociados al transporte, la durabilidad y la reciclabilidad de estos productos.

 

Este tipo de material puede generar impactos ambientales relacionados con el uso de sustancias químicas peligrosas que contienen los plásticos, el uso de disolventes agresivos, compuestos orgánicos volátiles, metales pesados. Un estudio previo a la compra de todos estos aspectos puede ser de gran utilidad para decantarse por aquellos productos que mejor se adapten a nuestras necesidades, pero sin olvidar el coste ambiental de nuestra elección.

 

Se adjuntan aquí una serie de recomendaciones prácticas:

  • A la hora de adquirir archivadores y carpetas, fundas, dossieres, material de encuadernación, se recomienda evitar los productos de PVC o de materiales compuestos, sino que la alternativa más ecológica son productos de cartón recilclado, de polipropileno o de polietileno.
  • Para los rotuladores y bolígrafos, lápices, subrayadores, etc. se deben evitar los productos de un solo uso, de PVC, lacados, o a base de disolventes orgánicos, sustituyéndolos por otros plásticos como el reciclado, la madera, recargables, sin lacar, con bases acuosas o fluorescentes secos.
  • Las cintas correctoras han de ser recargables y fabricadas con productos de papel reciclado. En relación a las cintas adhesivas, evitaremos el consumo de aquellas fabricadas con productos de PVC, siendo más recomendables los productos de polipropileno o de acetato de celulosa.
  • También sería aconsejable la utilización de calculadoras solares en lugar de las tradicionales a base de pilas, y en el caso de que su uso sea absolutamente necesario, se tratará de pilas recargables, evitando las de un solo uso.
  • Las perforadoras pueden ser fabricadas con acero con pintura en polvo sin disolventes, y sus partes de plástico libres de plomo y cadmio.
  • Existen grapadoras que mezclan partes metálicas y de plástico reciclado. Además algunas son reciclables de nuevo, ya que sus partes metálicas y plásticas pueden separarse. Las grapas que se utilicen pueden ser galvanizadas en lugar de cobreadas, ya que su proceso de elaboración resulta menos contaminante.
  • Es aconsejable evitar las mezclas de materiales a favor de objetos de un único material (sólo metal, sólo papel, etc.), para poderlos reciclar más eficazmente.

 

Equipos de cómputo

 

En la actualidad, la sociedad moderna actual funciona, de forma mayoritaria, mediante sistemas informáticos en domicilios y oficinas. El empleo generalizado de estos sistemas es clave en la reducción del uso de determinados recursos, como el papel (las denominadas “campañas sin papeles”), al la vez que suponen un ahorro del tiempo y esfuerzo empleados en desempeñar algunas funciones.

 

El sector tecnológico se caracteriza por ser muy cambiante: cualquier equipo no tarda mucho en desfasarse y quedarse obsoleto; muchas de las piezas empleadas no pueden repararse y hay que recurrir a cambiarlas. Se trata de un sector en continuo movimiento que promueve una cultura de “usar y tirar” en la que prima la actualidad. En este mundo resulta complicado permanecer a la última sin renovar los equipos (cada vez más rápidos, más potentes y con mayor capacidad). Además al comprar un equipo determinado se asume una vida útil muy inferior a la que realmente tiene. A la hora de realizar la compra de ordenadores, impresoras o cualquier otro tipo de material informático debemos tener en cuenta qué productos son más duraderos, los más ecológicos o los que se puedan reparar y actualizar más fácilmente.

 

Tampoco debe olvidarse que los equipos de cómputo son grandes consumidores de otros recursos como energía, papel y tinta. Por este motivo se aportan aquí una serie de recomendaciones encaminadas a hacer un uso eficiente de estos tres recursos. Una vez adquirido el equipo nunca debemos olvidar:

  • Apagar el ordenador, impresora y demás aparatos eléctricos una vez finalice la jornada de trabajo así como los alimentadores de corriente.
  • Configurar los ordenadores en “ahorro de energía”. A menudo el sistema de ahorro Energy Star está desactivado, por lo que hay que asegurar su funcionamiento pudiendo reducir el consumo de energía hasta en un 50%.
  • Configurar un protector de pantalla que sea negro, ya que es el único que ahorra energía y apagarla cuando no se vaya a utilizar en periodo de tiempo medio largo. Los monitores de pantalla plana consumen menos energía y emiten menos radiaciones.
  • Los ordenadores portátiles son entre el 50 y 80% más eficientes energéticamente que los de mesa y utilizan baterías menos contaminantes.
  • Comprar cartuchos de tóner reciclados. Existen cartuchos de gran calidad con el mismo rendimiento que los cartuchos nuevos y a un precio inferior.
  • Devolver los cartuchos de tóner usados para su reciclaje a través de una empresa especializada en su reciclado.

 

Mobiliario

 

Los puntos de venta de muebles de segunda mano contribuyen de forma muy significativa a la reducción, reutilización y reciclaje, cuidando de esta forma el uso de los recursos naturales, sobre todo, de madera. Los muebles fabricados en madera resultan una buena opción ambiental ya que es un material natural, renovable y con un consumo de energía durante el proceso de transformación muy inferior a los de otros materiales como el acero, el aluminio o el plástico. Además, una vez finalizado su ciclo de vida, la madera se puede reciclar o revalorizar y sus costes

de reutilización, reciclado o eliminación son muy bajos en comparación con otros materiales.

 

Pero tampoco debemos olvidar que la tala ilegal y la pérdida de biodiversidad debida a la mala gestión forestal, es un problema grave en muchos de los bosques y reservas forestales. La sustitución de los bosques naturales por plantaciones de especies de crecimiento rápido y la gestión forestal intensiva de estas plantaciones son motivo también de problemas sociales y ecológicos en

todo el planeta. El proceso de certificación tiene como objetivo mejorar la gestión de los bosques y asegurar un mercado para los productos certificados. La certificación forestal de la madera es, actualmente, una de las iniciativas más destacadas que se están llevando a cabo para poder mejorar la gestión forestal en los bosques del planeta y así conseguir frenar la deforestación incontrolada.

Entre los procesos de certificación, destaca la certificación del Forest Stewardship Council o Consejo de Manejo Forestal (FSC).

 

Las excusas más típicas a la hora de no comprar muebles ecológicos suelen ser su alto precio y su escasa variedad en comparación con los convencionales. Sin embargo, cada vez existen más empresas que ofrecen todo tipo de mobiliario respetuoso con el ambiente a precios económicos. La producción de eco-muebles no se limita a unas pocas empresas familiares o artesanales, señal de que los consumidores demandan productos con el sello “verde”.  Asimismo, la red permite contactar con muchas tiendas que venden todo tipo de mobiliario, ya sea fabricados con madera certificada por el Consejo de Administración Forestal (FSC), o con materiales no tóxicos o sostenibles como el bambú a precios muy competitivos.

 

Para la adquisición de mobiliario respetuoso con el medio ambiente, proporcionamos una serie de recomendaciones que se pueden tener en cuenta cada vez que se compre mobiliario:

  • Compra muebles y otros productos de madera que estén certificados por el FSC o certificado similar.
  • Si no puedes encontrar la marca registrada del FSC en los productos que compras, solicítalos en la tienda. Cuantos más clientes soliciten productos de bosques sostenibles, mayor será el incentivo para los propietarios de bosques para hacer este tipo de explotación.
  • Si no encuentras proveedores locales de productos certificados, proporciona a las tiendas información sobre el FSC, envíales la lista de bosques certificados y otros proveedores.
  • Antes de comprar un producto derivado de la madera, muéstrate interesado por la procedencia y la gestión forestal que allí se realiza. De manera especial, si compras maderas tropicales exige algún garante que diga que la madera ha sido extraída de manera legal.
  • Asegúrate que el mobiliario no contenga sustancias químicas en el tratamiento de la madera y que el tratamiento de la superficie se efectúe con productos naturales como cera de abejas y aceites de base natural.
  • Si compras mobiliario fabricado en tableros asegúrate de que estos estén clasificados como Clase E1 ya que es la clase con la menor emisión de productos nocivos.

 

Además de los muebles fabricados con madera, también existen en el mercado muebles fabricados en materiales plásticos y metálicos que cumplen altos criterios de calidad y de sostenibilidad. En este caso, compra mobiliario fabricado con materiales reciclados y reciclables e intenta evitar productos que contengan PVC en cualquiera de sus partes, asegurándote de que en el proceso de fabricación no se hayan utilizado CFCs, HCFCs, tricloroetano, tetracloruro de carbono, cromo, mercurio ni plomo.

 

Honor a quien honor merece.

Queremos dar crédito a la organización y personas que elaboraron el material de donde se hizo el presente resumen. Universidad de Salamanca España